1/2/09

PROTOCOLO FUNERARIO

Hispanos dan el último adiós a ecuatoriano

Varios centenares de hispanos se reunieron hoy en el distrito neoyorquino de Queens para dar el último adiós al ecuatoriano José Osvaldo Sucuzhañay, quien murió el pasado viernes víctima de un crimen racial en Nueva York.Allegados de la familia y miembros de la comunidad latina esperaron durante varias horas junto al coche fúnebre en la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, situada en la zona de Corona, en el barrio de Queens, a que llegara la madre del fallecido, Julia Quintuña, para comenzar el funeral.

Primero llegó Diego Sucuzhañay, hermano de la víctima y portavoz de la familia, y se quedó en la puerta de la iglesia junto al párroco y varias autoridades hasta que llegó su madre, visiblemente afectada y quien tuvo que ser acompañada por varios de sus hijos hasta el interior de la parroquia.


Mientras tanto, el resto de familiares llevaron a hombros el féretro con los restos mortales de José y lo situaron cerca del altar."Queremos expresar a la familia nuestro más sentido pésame, con toda sinceridad, les acompañamos en el sentimiento", dijo el sacerdote Thomas Healy al comenzar la misa."Los fieles de esta parroquia son inmigrantes. Estados Unidos es un país de inmigrantes. La ciudad de Nueva York también lo es. Así somos. José y sus hermanos vinieron aquí para ayudar a sus familias, buscando una vida mejor, para trabajar y luchar con tanto sacrificio", aseguró el religioso.En su homilía el sacerdote señaló la "pena y vergüenza" que produce que un incidente de ese tipo "le pase a un hombre que buscaba el bien de su familia".Al terminar la ceremonia, Diego Sucuzhañay destacó la ayuda que su familia ha recibido por parte de las autoridades políticas de Ecuador, las embajadas de su país y de Estados Unidos, la Fiscalía de Nueva York, la Policía de Brooklyn y el hospital Elmshurst, donde trataron a su hermano tras la paliza.Los restos mortales de la víctima serán trasladados esta semana a su país natal, donde será enterrado.El inmigrante ecuatoriano, de 31 años, fue atacado hace diez días en Nueva York con una botella y un bate de béisbol presuntamente por varios afroamericanos y falleció tras haber estado varios días en coma.La Policía ofreció una recompensa de 22.000 dólares para quien proporcione información que lleve al arresto de los culpables

FUENTE DE EMISIÒN:
http://www.eldiario.com.ec/noticias-manabi-ecuador/102351-hispanos-dan-el-ultimo-adios-a-ecuatoriano/

FECHA DE EMISIÒN:13 /JULIO/2007

ANÁLISIS:

Por duro que suene, incluso en los funerales se requiere un mínimo de compostura, las normas de etiqueta en este caso van dirigidas a los que se ponen en contacto con la familia afectada.

Hay que recordar que es una reunión de obligada asistencia, nadie podrá rechazar asistir a un funeral cuando ha sido invitado, a no ser, por supuesto, por una causa de fuerza mayor.

- Dar la noticia-Si la muerte ha sido repentina, todo aquel que conoció al difunto debería estar al tanto de la noticia. Por supuesto los familiares más cercanos y amigos deberán ser avisados. La manera más sencilla será por teléfono.Si la muerte estaba prevista, sería correcto haber avisado antes de que ésta se produjere para que aquellos familiares íntimos, y siempre que el enfermo quisiese pudiesen verlo aún con vida.Las esquelas de los periódicos son otra forma de difundir la noticia.


2- Actitud en el velatorio, en el funeral y en el cementerio-Sinceridad y seriedad son básicamente la mejor forma de comportarse. Intentar ser aquél que más llora, que más abrazos da a los parientes son comportamientos detestables.El mejor comportamiento será aquel en el que consigamos que la persona que está sufriéndolo haga lo que realmente desee. Si quiere llorar, llorará con nosotros, si quiere hablar, deberemos escucharle, si quiere estar en silencio, deberemos respetarle. Cada persona expresa sus sentimientos de una forma.




La puntualidad deberá ser exacta y no deberá fumar en ninguno de los tres sitios.La manera de vestir a veces tiende a confusión. No es necesario asistir de luto riguroso, pero no será admisible, nunca ir con colores llamativos como el rosa fuerte o el rojo o con vestidos de escote o minifaldas. En la discreción está la clave.

3- Pésame-Al terminar la misa deberá dar el pésame a la familia.No trate de animar ni de hacer reír, bastarán unas palabras sinceras, un afectuoso abrazo, pero nunca se entretenga más de lo necesario, piense que hay más personas que quieren dar el pésame.No se vaya en cuanto termine la misa, si no va a ir al cementerio, deberá esperar a que el coche fúnebre haya salido hacia el cementerio.

4- Flores o coronas-Se pueden enviar a la funeraria directamente o a la casa de los parientes más cercanos la tarde anterior al día de las exequias.



OBSERVACIONES:

En nuestro medio especialemente en la costa es Frecuente velar; luego dirigirse a la ceremonia en la Iglesia cargando o acompañando el fèretro hasta llegar a la iglesia.

CONCLUSIONES:
  • Se debe mantener la compostura aun en estos momentos.
  • No se puede rechazar la inivtaciòn a un funeral
  • Deberà permanecer en la misa hasta que termines
  • No es necesario asistir de luto riguroso
  • No ir de colores llamativos
  • Debemos ser extremadamente puntuales.
  • El pèsame debe ser sincero-acompañado de un abrazo
*Existen costumbres Funeraria muy arraigadas en nuestro paìs sin embargo detalles a seguir como el pèsame son partes de las mismas, como la sinceridad y el abrazo, guardar la compostura son muy importantes para no incomodar en un acto de tanto respeto como este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada